mar09 [PODCAST] Material de natación

Episodio nº 14:  Material de entrenamiento para nadar

¿Qué material necesitas para sacarle el máximo provecho a tu entrenamiento de natación?

Con la entrenadora Veronika Liskova

Hoy en día hay mucha oferta de material, pero hay 3 cosas básicas indispensables para cualquier tipo de nivel:

Palas: es un trozo de plástico que va atado con unas gomas a la mano, se utilizaban para trabajar la fuerza de forma específica, pero hoy en día hay algunas palas que sirven para trabajar la técnica.

De las características que debe tener una pala, las que tienen agujeros no ofrecen tanta resistencia, para la gente que se está iniciado recomiendo unas palas que metes el dedo en un agujero y no tienes mucha sujección y te obliga a realizar una correcta entrada de la mano para que no se te escape. En cuanto al tamaño debe ir acorde con el tamaño de tu mano, hay tallas, recomendamos mínimo que la pala sea como 2 dedos más larga que tu mano.

Hay un tipo de pala que no recomendamos en absoluto, las que son muy alargadas al final que se comercializan en Decathlon y no te ayudan técnicamente. El precio medio de las palas está entre 15 y 20 euros

El objetivo de las palas es que técnicamente nos ayuda a notar si nos cuesta bajar el brazo, si se carga el hombro, si la espalda va subiendo o bajando al hacer la fase subacuática de brazada. Eso quiere decir que estamos haciendo algo mal en esta brazada. 

Tubo frontal: es diferente al tubo de snorkel, éste te lo pones en la boca y pasa por delante de los ojos.

Hay 3 tipos de tubos frontales diferentes, hay uno que es un poco curvado en su extremo y va siguiendo la forma de la cabeza, si te planteas entrenar series con el tubo a velocidad considerable éste es el más recomendado. Hay un tubo que tiene una válvula que no permite que te entre el agua. También es aconsejable comprarse una pinza de nariz si te estás iniciando en el tubo para acostumbrarse a coger el aire por la boca y no ir tragrando agua. El precio de un tubo ronda entre 20 y 25 euros.

Su utilización es fundamental para eliminar el factor de falta de oxígeno centrándote en el gesto técnico sin preocuparte de mover la cabeza para respirar, eso nos permite observar nuestras manos o brazos cuando nadamos.

Aletas: tenemos aletas largas y cortas, nosotros recomendamos las aletas tipo zapato, no las que van destalonadas, pues buscamos que nos aporten flotabilidad. Buscamos que sea una aleta ligera y flexible, que pese poco. Las aletas destalonadas no nos ayudan a flotar, que es lo que buscamos cuando hacemos trabajo de técnica, por eso aconsejamos las tipo zapato.

Las aletas cumplen una función interesante cuando queremos asimilar un gesto técnico para lo cual se necesita realizarlo repetidamente. La gente que se inicia le cuesta hacer mucho volumen de metros sin que se deteriore la técnica. Con las aletas irán más descansados y podran repetir más veces el ejercicio correctamente. También sirven para corregir la patada de crol, evitando el exceso de flexión de la rodilla. Al aumentar la flotabilidad de los pies y alineación del cuerpo también son efectivas, pero sólo en caso de centrarnos en trabajar técnicamente la brazada manteniendo una buena postura.